López Simón abre la Puerta Grande en El Puerto de Santa María

López Simón abre la Puerta Grande en El Puerto de Santa MaríaFoto de López Simón abre la Puerta Grande en El Puerto de Santa María | El Rincón Taurino

El Puerto de Santa María, sábado 12 de agosto de 2017. Quiso hacer acto de presencia el levante en este quinto festejo del abono en el coso Real de El Puerto de Santa María, se lidia un encierro de La Palmosilla para los matadores de toros Finito de Córdoba de catafalco y azabache, López Simón de azul marino  y oro y José Garrido de corinto y oro. Pobre aspecto el que presentaba la plaza ante un cartel bien rematado con toreros que vienen apretando y con un torero artista abriendo el mismo. Un cuarto de plaza.

Salía disperso y con poca fijeza el primero de la tarde y le costó a Finito de Córdoba encelarlo en el capote para en los terrenos del dos torearlo a la verónica. Dos detalles en forma de medias verónicas dejó el diestro cordobés la primera de ellas al poner al toro en suerte para el del castoreño y la segunda cuando realizaba el quite tras el único puyazo que recibía el de La Palmosilla. Se desmonteró en banderillas Javier Perea, estuvo muy reconocida la labor de la cuadrilla de Finito en banderillas y de su lidiador Juan Montiel. Firme estuvo con la muleta desde las primeras tandas en las que se echó los trastos a la mano derecha para hilar lances, y tandas de profundidad. Con la mano izquierda el levante dificultó cada lance por lo que tras un par de tandas volvió el torero cordobés a montar la muleta y a moverla con la mano derecha. Tras dos pinchazos estocada baja. Palmas.

López Simón recibía al segundo de la tarde toreándolo por delantales, y galleó por chicuelinas para dejarlo en la suerte de varas. Con la muleta la poca clase del animal obligó al diestro de Barajas a no abusar de la largura ni la profundidad en cada lance, estuvo dispuesto, ejecutó López Simón una faena acorde a su pasodoble que lo interpretaba la Maestro Dueña, de poder y fuerza pero le faltó desmayo y templanza, quizás por las condiciones que presentaba el de la Palmosilla. Estocada completa. Oreja.

Con el tercero de la tarde, llegó el desmayo de la postura de José Garrido, con suaves verónicas y elegantes chicuelinas acompasó al de La Palmosilla. Tiene algo este torero con sus formas de mover la capa, de templar y mandar y eso se lo reconocen los tendidos. Poca transmisión tuvo el astado y dificultó que la faena calase en los tendidos, a pesar de ello estuvo dispuesto el torero de Badajoz que ejecutó una faena a media altura para ayudar a este castaño, bragado y meano que le había tocado en suerte. La constancia del matador de toros, tuvo su recompensa en los instantes finales en los que con la derecha pudo cuajar una tanda de profundidad. Buena estocada. Ovación, tras leve petición.

El cuarto toro de la tarde con el que estuvo testimonial en el capote Finito de Córdoba recibió un fuerte castigo en varas ya que sufrió cuatro puyazos en las dos veces que entró al del castoreño antes que se cambiase el tercio y un quinto puyazo cuando el varilarguero se disponía a abandonar la plaza. En banderillas concedió la Sra. Presidenta el cambio de tercio con sólo tres palos colocados, ya con la muleta salía el torero cordobés dispuesto a abreviar la faena, nunca estuvo el torero metido en la faena, en un primer intento estuvo nefasto con la espada saliéndose de la suerte, así en dos intentos en los que apenas pinchó al morlaco, con el descabello estuvo certero y pasaportó al animal. Gran bronca y palmas al toro en el arrastre.

El mal sabor de boca del “fino” en el Puerto lo quitó López Simón con prontitud a base de siete verónicas y media que volvían a conectar con los tendidos. Fue aplaudido Tito Sandoval en el tercio de varas y se desmonteró en banderillas Domingo Siro y Jesús Arruga. Con la muleta comenzó por estatuarios para luego continuar con la derecha a media altura una faena que comenzaba de forma templada, ya con la música relajó la figura para con la izquierda ganar en profundidad, se encontró muy a gusto este torero, que ha recuperado la forma de temporadas pasadas. Estuvo variado y muy firme el torero. Tras pinchazo, estocada completa. Oreja, palmas al toro en el arrastre.

Con el cierraplaza, volvía a estar José Garrido firme, ofreció muletazos largos pero la poca transmisión del astado impidió que la faena conectase, por segunda vez, con los tendidos, tan sólo cuando el toro intentó cazar al torero, cabeceando, los tendidos hicieron acto de presencia. Dió una buena estocada el torero extremeño que le valió la oreja.

Reseña:

Quinta corrida del abono ante una pobre entrada, un cuarto de plaza, para ver el encierro de La Palmosilla, para los diestros:

Finito de Córdoba, de catafalco y azabache, palmas y gran bronca.

López Simón, de azul marino y oro, oreja y oreja.

José Garrido, de corinto y oro, vuelta tras petición y oreja.